El acelerado crecimiento de las Redes Sociales ha favorecido su uso para desarrollar estrategias de marketing 2.0 destinadas al emprendimiento. Hoy en día, más del 70% de los usuarios frecuentes de la web usan algún tipo de red social, convirtiéndose en un lugar privilegiado para mejorar el posicionamiento de tu marca y para captar potenciales clientes. Nadie duda del potencial de las Redes Sociales, aún menos frente a sus cifras exhibidas: más de 1.500 millones de usuarios interactuando en pocas plataformas. Aun así, persisten algunas dudas: ¿cómo puedo mejorar el desempeño de mi marca a través de las redes sociales? ¿Qué tipo de plataforma 2.0 me conviene para iniciarme? ¿Cuáles mensajes debo transmitir? ¿Puedo captar clientes usando Twitter o Facebook? En este post te contamos los aciertos y errores más frecuentes a la hora de mejorar en posicionamiento de tu marca a través de las Redes Sociales.

Procura que la red social que elijas para posicionar tu marca sea aquella que mejor se adapte al propósito de tu emprendimiento. Lo que si debe variar son las estrategias de contenido que utilizas en cada plataforma seleccionada.

Mitos sobre el uso de las Redes Sociales

Aún persisten algunas creencias que impiden el posicionamiento efectivo de cualquier emprendimiento, por ello para comprender los beneficios de las Redes Sociales debemos despejar varios mitos que limitan el desempeño de nuestra marca:

  • Para tener mayor presencia en las redes sociales se necesita estar en todos lados. Completamente falso. Este mito lo denominamos como “complejo de omnipresencia” y suele traer más desventajas que beneficios, en la medida que no te permite focalizar los recursos disponibles en estrategias viables, creando dispersión y poca efectividad. Pretender estar en todas las redes sociales no garantiza visibilidad ni un mejor posicionamiento para tu marca.
  • Se debe adaptar la marca a la dinámica de cada red social. Todo lo contrario, procura que la red social que elijas para posicionar tu marca sea aquella que mejor se adapte al propósito de tu emprendimiento. Lo que si debe variar son las estrategias de contenido que utilizas en cada plataforma seleccionada. Mantén presente: los objetivos y metas de tu marca determinan que red social debes usar, y a partir de allí podrás establecer estrategias diferenciadas.
  • El éxito es cuantificable en el número de seguidores disponibles. Aunque importa el número de seguidores lo que determina el éxito en las redes sociales es la empatía e interacción que hay entre la marca y esos seguidores. De poco sirve tener miles de usuarios afiliados si no hay comunicación ni reciprocidad. Concéntrate en mejorar la calidad de la interacción y no solo en el número de “me gusta”

¿En qué plataforma debería estar mi marca?

No todas las marcas son compatibles con todas las redes. Son las características de tu emprendimiento, sus objetivos, además del tipo de público que te interesa alcanzar los aspectos que determinaran la red social más adecuada para posicionar tu marca. Sigue estas recomendaciones para identificar la plataforma ideal:

  1. Comienza haciendo un diagnóstico de tus prioridades y metas pensando en el perfil de los usuarios que mejor se adaptan a tus necesidades, por ej. si buscas promocionar productos o servicios entonces Instagram, Facebook o twitter podrían ser una opción; pero en cambio si quieres expandir la red de contactos con clientes potenciales quizás convendría pensar en Linkedin.
  2. Segmenta las características de tus potenciales usuarios (edad, sexo, nivel adquisitivo, zona geográfica, etc.) y evalúa que red social tiene mayor fortaleza en ese segmento. Comienza de lo general a lo particular, así puedes segmentar primero por grupos de edad y sexo, hasta llegar a públicos cada vez más específicos. Ten en cuenta: plataformas como Snapchat y youtube suelen ser nichos de adolescentes y jóvenes, mientras twitter y Facebook mantienen un perfil más adulto. En el caso del sexo, Instagram y Pinterest son elegidas preferencialmente por mujeres, caso contrario de Linkedin.
  3. Seguidamente, particulariza tanto el contenido de los mensajes como la estrategia de marketing, manteniendo siempre suficiente flexibilidad para corregir y modificar el rumbo. El secreto está en diseñar estrategias diferenciadas para cada red, recuerda que cada canal y plataforma son diferentes y cuentan con audiencias distintas.
  4. En todo momento procura evaluar lo que está haciendo la competencia, observando las cosas que funcionan, las que no y aquellas acciones que no han sido experimentadas y que podrían representar un punto de ventaja para ti.

¿Qué tipo de contenido debo publicar?

Cada plataforma tiene admite contenidos específicos (videos, imágenes, presentaciones, e-books, notas, entre otros), que responden a su propia funcionalidad. Por eso es importante saber que cosas decir según la red social elegida, una buena idea es explorar el lenguaje visual como herramienta de comunicación efectiva (videos cortos, infografías, etc.) para simplificar la densidad del mensaje. Utiliza la herramientas de los blogs para generar contenido de mayor complejidad, que sirva para alimentar de forma constante tus redes sociales. Procura que tu contenido cumpla con 3 aspectos básicos: informar, divertir e innovar. Evitando mensajes centrados solo en vender o desconectados del propósito de tu marca. Una cuenta personal pocas veces debe asociarse con la cuenta de tu emprendimiento. Adicionalmente, nunca olvides que el contenido generado debes estar orientado a sostener un contacto más cercano y casi personalizado entre tus seguidores y la marca.

¿Cuáles son las ventajas de cada red social?

Aprende a conocer las cualidades de cada plataforma y podrás aprovechar al máximo sus potencialidades.

Pin It on Pinterest

Share This